Autoestima infantil

Autoestima infantil

19 noviembre 2009

autoestima-infantil

La autoestima es la manera en que las personas se perciben a sí mismas. Esta percepción puede resultar amplificada o reducida en ciertos casos.

A partir de los cinco o seis años, el niño comienza a formarse un concepto de cómo es visto por los demás.

La autoestima adecuada potencia el desarrollo de las habilidades del niño y aumenta el nivel de seguridad individual. Pero cuando la autoestima es baja, tiende a orientar el comportamiento hacia la derrota y el fracaso.

Factores que inciden en la autoestima infantil:

La autoestima es además, una construcción que depende de factores externos como la familia, la escuela, la sociedad en que el niño está inmerso y de los estímulos que de ellos recibe.

La familia es el soporte afectivo del niño y en buena medida, es responsable de la autoestima que desarrolle. Los malos tratos, el desprecio, la burla, son factores que menoscaban la autoestima del pequeño, provocando en el futuro, trastornos psicológicos, emocionales y físicos.

En situaciones en que el niño busca protección, ayuda, siente vergüenza o miedo, etc., las actitudes que contribuyen a elevar su autoestima, son aquellas que le demuestran que es querido y apreciado.

La imposición de límites y la disciplina, son importantes en el desarrollo de una buena autoestima. Pero estos límites, deben ser precisos, claros y adecuados. La disciplina debe aplicarse con firmeza, respeto y amor. Los padres con buena autoestima, sirven como ejemplo a sus hijos, pues de ellos aprenden que los errores son oportunidades de aprendizaje, en lugar de fracasos, que los desafíos son elementos naturales de al vida y a tener confianza en sus propias capacidades. Por el contrario, en un hogar de baja autoestima, los hijos aprenderán que los problemas deben ser resueltos por otras personas y temerán al fracaso, desarrollando una baja autoestima.

La escuela es otro de los ámbitos fundamentales para la formación de la personalidad del niño. Resulta imprescindible que los docentes transmitan valores claros y que enseñen al niño el significado de dichos valores.

Los maestros tienen la misión de hacer que el niño aprenda en un ambiente de respeto y amigable, donde se sienta cómodo y pueda desarrollar toda su capacidad.

La sociedad impone pautas y formas de vida que son adoptadas por la familia y transmitidas a los hijos. Dichas pautas contribuyen a la formación de la personalidad del niño.

Las personas con baja autoestima, tienden a sentirse inseguros en sociedad y a buscar roles sometidos, evitando asumir responsabilidades. El rol social de cada individuo influye en la autoestima del mismo. Un rol social exitoso, conduce a una alta autoestima y viceversa, un rol pobre, conduce a una baja autoestima.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen