El castigo como conducta correctiva

El castigo como conducta correctiva

11 noviembre 2009

El castigo como conducta correctiva

El castigo es una técnica utilizada para corregir el comportamiento, basado en principios operantes de condicionamientos. Las definiciones de castigo varían, sin embargo, todas tienen un aspecto en común, y es que el castigo es la imposición de un estímulo aversivo en respuesta de un comportamiento no deseado.

El condicionamiento operante, desarrollado por BF Skinner, utiliza el castigo para moldear o modificar el comportamiento. El castigo se puede utilizar de forma positiva o negativa. Un ejemplo de castigo positivo sería por ejemplo, el uso de un vaporizador en la cara cuando el mal comportamietno sea por ejemplo, llevarse objetos peligrosos a la boca.

El castigo y las controversias respecto a las conductas aversivas

El castigo tiene una historia bastante controvertida en la psicología, especialmente en las modificaciones en la conducta.

En los últimos tiempos, el uso cada vez mayor del análisis funcional para identificar a aquellos que imponen el comportamiento ha llevado cada vez más a disminuir el uso del castigo como conducta correctiva.

Ventajas del uso del castigo como modificador de comportamiento

El  uso del castigo tiene la ventaja de ser efectivo a largo plazo, e incluso puede llegar a modificar el comportamiento de forma permanente.  El castigo también puede generar una reducción más rápida de sucesos peligrosos por ejemplo.

Distintos estudios han revelado que el castigo como técnica para modificar comportamientos puede aumentar el número de conductas deseadas.

El uso del castigo también se considera importante cuando es difícil o imposible identificar lo que está contribuyendo al comprotamiento problemático.

Desventajas

Las desventajas del castigo incluyen un posible comportamiento agresivo, deshumanización, los posibles abusos por parte de terapeutas o encargados, entre otros.

La agresión provocada por el castigo se ha comprobado en estudios realizados con animales, y puede crar situaciones peligrosas para las personas que rodeen a la persona castigada. El uso del castigo puede provocar comportamientos no deseados.

Otra desventaja del uso del castigo es la posible violación de los códigos éticos o los estatutos.

Aunque es bastante controveresial, el castigo puede ser una estrategia apropiada para reducir los comportamientos no deseados y debe ser considerado por los psicólogos y terapeutas en casos particulares, probando con medidas que  no sean para nada drásticas pero que sí sean productivas.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen