Autoestima

El difícil equilibrio de la autoestima

1 noviembre 2012

El difícil equilibrio de la autoestima

Siempre hablamos sobre la autoestima y lo importante que resulta para nuestra salud emocional, pero no tenemos muy claro de qué se trata. Vamos a intentar definirla. Es la estima que nos auto-profesamos, es decir, la medida en que nos queremos a nosotros mismos. Ella mide cuán valiosos, dignos de afecto y respeto nos consideramos.

El nivel de autoestima de cada persona está condicionado por una serie de factores internos y externos. Entre los factores internos está la dependencia de los demás y entre los externos está la aceptación, tanto a nivel familiar como social. Dicha aceptación está generalmente condicionada por las cualidades de la persona, sus logros, éxito académico o económico, posesión de ciertas cualidades físicas, etc.

Cuando la aceptación social o familiar no se produce y la sumisión a la opinión ajena se le suma, la autoestima se ve dañada en mayor o menor grado. Las personas con autoestima baja suelen sufrir algunos trastornos psicológicos como la depresión, abuso de sustancias y la fobia social.

Los diferentes aspectos de la autoestima

La autoestima se construye y dicha construcción insume un largo proceso que comienza en el hogar. Los padres son los primeros modeladores de la autoestima, luego los maestros y las personas relevantes de nuestro entorno. También las experiencias de vida nos van construyendo la autoestima.

Durante este proceso, tienen incidencia diversos factores, como los éxitos y fracasos, situaciones de prueba, las virtudes personales y las oportunidades. Cada factor incide positiva o negativamente, según sea la interpretación que la persona dé a cada uno y cómo lo maneje.

Estos factores son importantes a la hora de emprender una terapia para mejorar la autoestima y deben tomarse en cuenta.

Las personas con baja autoestima son inseguras, nerviosas, temen tomar decisiones, ejercen excesivamente la autocrítica, tienen una imagen exagerada de sus defectos y disminuida de sus virtudes, temen expresar lo que sienten o sus necesidades por temor al rechazo.

Las personas con elevada autoestima tienen una visión realista de sus capacidades y de su persona, se muestran tal cual son, no se creen mejores ni peores que los demás, expresan libremente sus opiniones y sentimientos, afrontan las nuevas pruebas de manera optimista, tratando de superar temores, tomando riesgos y asumiendo la responsabilidad por sus acciones. Estas personas tienen facilidad para comunicarse, saben tolerar las frustraciones y tienen la capacidad de aprender de sus fracasos, se mantienen perseverantes en sus metas. Estas personas se deprimen menos y son más independientes.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen