La imagen del espejo según el Psicoanálisis

La imagen del espejo según el Psicoanálisis

16 marzo 2009

La imagen del espejo según el Psicoanálisis

La imagen del espejo es un concepto muy empleado en Psicología, freud lo describía como la forma en la que el niño se percibe a sí mismo.

Winnicott plantea en su libro “Realidad y Juego”, una experiencia clínica por la cual, la imagen del espejo le ayuda a un paciente a desentrañar el origen de su comportamiento.

Winnicott escucha a un paciente, profesional y con hijos, pero tiene la sensación de que le habla una mujer. Plantea el asunto a su paciente, el que le responde que la gente creerá que está loco, porque el analista lo percibe como mujer.

A ello responde que el loco, en todo caso es él mismo. Esto ayudó al paciente a vislumbrar el por qué de su actitud, la cual estaba originada en su madre, quien lo percibió en primera instancia como niña, y por tanto, el paciente se había tratado de adaptar a esta imagen.

Esta es una forma de reflejar al paciente para que pueda verse en un espejo loco que mostraba lo que otro percibía. De esto trata la Psicología, de devolver al paciente, lo que éste trae, y no de hacer interpretaciones astutas.

La imagen del espejo freudiana:

La imagen del espejo freudiana se relaciona con los mecanismos de identificación primaria,cuando el niño comienza a imitar a los padres, pretendiendo hacer solo las cosas, y de este modo se identifica con ellos. Estos procesos de identificación, preceden al retiro de la carga del objeto. Esta imitación primaria, es manifestación de que desea ser como sus progenitores, identificándose con ellos en su totalidad, queriendo ser otro. Es una identificación pre-edípica, ya que coinciden la identificación con la carga del objeto. Esta identificación forma parte del proceso constitutivo del yo. ´

Aquí vislumbramos la idea del espejo de Freud, los padres están en una postura narcisista renacida, oficiando como espejo que devuelve al niño, una imagen de perfección. El niño se identifica con esa imagen, deseando complacer a sus padres y conseguir el ideal.

Dicho ideal consiste en una imagen intrapsíquica que obliga al Yo a reprimir todo lo que no está a la altura del valor idealizado de sí mismo, conformando una unidad de medida de valor.

Según Freud, creamos en nuestro interior, un ideal con el que medimos nuestro Yo actual. O sea, construimos una representación de nosotros mismos, que compone elementos valorativos, desde los cuales medimos. El sujeto compara dicha representación (el Yo ideal), con el yo actual, que también es una representación. El sujeto mantendrá entonces con el Yo ideal, la misma relación que con el objeto de elección sexual.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen