Teoría de la motivación

Teoría de la motivación de Maslow

2 septiembre 2011

 

Abraham Maslow, un psicólogo estadounidense considerado el padre de la psicología humanista, elaboró una Teoría de la Motivación, más conocida como la Pirámide de Maslow. En los diferentes niveles de esta pirámide vamos a encontrar una jerarquía de las necesidades que buscan satisfacer los hombres. El hombre siempre tiende a satisfacer primero las necesidades que están en el escalón más bajo de la pirámide, y una vez que estén satisfechas va a intentar satisfacer las necesidades de los niveles superiores.

La teoría de Maslow tiene gran vigencia en el ámbito de los recursos humanos. Ofrece claves para la motivación de los empleados de una empresa. Sobre todo en el ámbito de las organizaciones que se dedican al desarrollo de software, donde es vital retener a los empleados por la escasez de personal capacitado en el mercado laboral, la gestión de los recursos humanos se está orientando cada vez más a la motivación de sus empleados, teniendo en cuenta la satisfacción  de las necesidades de los niveles superiores.

 

Pirámide de Maslow

Las necesidades primarias del ser humano son evidentemente las necesidades fisiológicas. La comida, el sueño, el refugio, el aire fresco, son las prioridades más altas del hombre, y si no están satisfechas, no se ocupará de resolver cuestiones de los niveles más altos. Es decir, las necesidades de seguridad, sociales y de estima pasan a un segundo plano.

En el segundo nivel encontramos las necesidades de seguridad. La sociedad muchas veces provee ese espacio seguro para sus miembros, pero en situaciones extremas, por ejemplo en los conflictos bélicos, donde hay un peligro agudo de seguridad, las necesidades de seguridad pueden pasar a tener mayor prioridad que las necesidades fisiológicas.

Las necesidades sociales y de amor se encuentran en el tercer nivel de la pirámide. El amor no está considerado aquí como sexo, porque éste último se clasifica dentro de las necesidades fisiológicas. En el ámbito laboral, el individuo debe sentirse parte del grupo de trabajo, para que sus necesidades sociales se vean satisfechas.

En el cuarto nivel encontramos las necesidades de estima y de ego. Estas necesidades van a estar colmadas cuando la persona se sienta valorada por su entorno. En el contexto de una empresa, es necesario que el trabajo del individuo sea valorado, que sus opiniones sean tenidas en cuenta y que tenga una remuneración acorde a sus capacidades y responsabilidades.

En el último escalafón encontramos a las necesidades del ser y de autoestima o autorrealización. Se trata de una necesidad continua, que nunca va a estar del todo satisfecha. El ser humano tiende a rendir el máximo que puede con sus capacidades dentro del ámbito en el cual desarrolla su trabajo.

Para una empresa de software, colocar nuevas metas y desafíos a los desarrolladores puede ser una buena estrategia. La persona debe sentirse estimulada a hacer tareas que aporten al crecimiento de sus habilidades.

 

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen